jueves, 21 de mayo de 2009

Lanzan otro plan de créditos hipotecarios


Se financiará la compra o construcción de vivienda con los aportes jubilatorios, pero habrá que ganar más de $ 4000 para acceder.

El Gobierno anunciará dentro de dos semanas la puesta en marcha de un nuevo plan de créditos hipotecarios destinado a la clase media, tras lograr haber plasmado ayer un acuerdo con su socio en el Banco Hipotecario (el grupo IRSA), que le concede injerencia en el gerenciamiento de esa entidad. Tal posibilidad hasta hace poco había sido férreamente resistida por el accionista privado.

Los reaseguros que tomó en el manejo compartido de esa entidad tienen millonarias razones: el dinero que se volcará para financiar la construcción o compra de una primera vivienda de uso permanente saldrá íntegramente de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), el organismo con el que la gestión kirchnerista parece dispuesta a reeditar la experiencia de un banco de desarrollo, tras haber "heredado" los aportes jubilatorios y recursos que por catorce años estuvieron bajo control de las AFJP.

La novedad fue confirmada ayer por el jefe de la Anses, Amado Boudou, quien ejerce como una de las "prendas" del acuerdo: la asamblea de accionistas del Hipotecario aprobó ayer su designación como director de esa entidad, junto con la del ex presidente del BCRA y actual director de YPF el economista Mario Blejer.

"Se trabaja junto al Hipotecario en un plan estratégico para la clase media, con créditos para la vivienda, porque es una actividad que tiene mucho impacto en la generación de empleos y el sostenimiento de la economía en general. Pero no está 100 por ciento terminado", adelantó Boudou, tras participar de la primera reunión de la comisión bicameral que buscará controlar el manejo de los aportes jubilatorios (ver aparte), y antes de aclarar que no daría más detalles porque el anuncio "lo hará la presidenta" Cristina Kirchner.
Infidencia

Sin embargo, horas más tarde, el funcionario no pudo sostener cabalmente su compromiso de discreción. Dijo a Radio Nacional que el crédito estaría dirigido a familias que demuestren ingresos de "$ 4000 mensuales para arriba", lo que confirma que se trata de un tipo de financiación que, pese a su flexibilización, sólo estará disponible para la clase media.

Según pudo establecer LA NACION de fuentes fidedignas de ambos accionistas, se trabaja sobre la idea de préstamos en pesos por hasta $ 300.000, a tasa fija (el costo financiero total rondaría el 15% anual) y a devolver en un plazo máximo de 15 años.

Sin embargo, aún no estaría definida la forma en que la Anses aportará el fondeo para la ambiciosa línea, que, en principio, contaría con $ 3000 millones para volcar al mercado.

Hasta ahora la Anses había aportado recursos a los bancos para financiar créditos mediante la constitución de plazos fijos en esas entidades a 12 o 18 meses y por los que le pagan una tasa del 11% anual. Pero ahora se trata de estirar el plazo hasta los 15 años, lo que supone la necesidad de generar mecanismos para que los aportes jubilatorios no se licuen (en un país que convive con la inflación, aun en tiempos de recesión), lo que promete generar controversias.

Los créditos servirán para comprar viviendas (se promoverá la compra de inmuebles a estrenar) y financiar la construcción de unidades nuevas, aunque, en este caso, se le pedirá al tomador que aporte el terreno, en una reedición de la línea Casa Propia, que con escasos resultados ya había lanzado el Hipotecario en marzo de 2006.

Las designaciones y el acuerdo Gobierno-IRSA, sobre el que las partes venían trabajando desde hacía cuatro meses, fueron confirmadas avanzada la tarde por sendos comunicados del Banco Hipotecario y la Anses. "Boudou y Blejer fueron elegidos por la clase accionista del controlante [el Estado]. Ambos nombramientos buscan lograr una sinergia entre el sector público y el privado" y le permiten al Estado "cumplir con la obligación irrenunciable de controlar sus inversiones", coincidieron.

Los detalles finales del plan comenzarán a pulirse en la reunión que el relanzado comité de vivienda del Hipotecario (conformado por cuatro representantes de cada lado) tiene prevista para mañana.

Si se avanza en ese ámbito, se esperarán el visto bueno de Cristina Kirchner, previsto para los primeros días de la semana próxima, y la aprobación del directorio del banco. "Eso nos permitirá comenzar a preparar al personal y organizar los sistemas para estar en condiciones de ofrecer los créditos el día después de que los anuncie Cristina, que podría aprovechar los actos del 25 de Mayo para hacerlo", admitieron desde la entidad.

El cuidado en el manejo de los tiempos apunta a no repetir experiencias fallidas, como los vaivenes sufridos por las variadas líneas de financiación al consumo que, casi en maratón, fueron anunciadas entre diciembre y enero para tratar de enfrentar la crisis.
Un antecedente que resultó muy caro

* El nuevo plan oficial de créditos hipotecarios deberá remontar la desazón que el "plan inquilinos" generó en muchos frustrados interesados en acceder a este tipo de financiación, además de solucionar los problemas que les generó a varios de los que los tomaron. Unas 600 familias, referenciadas en el Grupo Tasa Variable, protestan periódicamente porque el ajuste en las tasas terminó por desvirtuar la operatoria. "Nos cobran hasta el 70/80% de nuestros ingresos. Es insostenible", denunció Diego Ferrari, uno de los damnificados, que recuerda que para acceder al préstamo a tasa combinada "insistían en que la relación cuota-ingreso no supere nunca el 30%".

* Beneficios mutuos: con el acuerdo entre accionistas el Estado recupera un instrumento para generar una oferta de crédito para la vivienda en momentos en que los bancos privados son reacios a prestar a largo plazo por falta de fondeo. A su vez, el Hipotecario -si la línea es exitosa y aunque trabajará con spread casi cero- generará ingresos por los costos de originación de préstamos y por la apertura de cuentas y emisión de tarjetas de débito y crédito vinculadas con ellos.

* Fuerzas más parejas: aunque tras la privatización del banco el Estado siempre conservó el 64,5 por ciento del capital accionario, su derecho a voto representa menos de la mitad. Desde ayer las fuerzas quedaron algo más emparejadas en el directorio: hay siete directores que responden a IRSA y seis que representan al sector público.

* Ultimos movimientos: el 29 de abril pasado -en una asamblea que pasó a cuarto intermedio hasta ayer- ya había sido nombrado miembro del directorio el ex presidente del Instituto de Vivienda de Santa Cruz Marcelo Cufré, que responde al ministro de Planificación, Julio De Vido. Tres meses antes había desembarcado Diego Bossio, un joven economista ligado al gobernador mendocino, Celso Jaque, y marido de la síndica general adjunta de la Nación, Valeria Loira, muy cercana a la presidenta Cristina Kirchner.

Fuente: Javier Blanco - LA NACION - 14 de Mayo de 2009

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails