sábado, 30 de mayo de 2009

Los Nuevos Préstamos



Teníamos la Esperanza de que tratándose de fondos de la Anses las tasas no superarían el dígito", dijo el presidente de la Cámara Inmobiliaria.

La repercusión que tuvo el lanzamiento de créditos hipotecarios esta semana reflejó la magnitud de la necesidad de vivienda y financiación en un mercado que se caracterizó en los últimos tiempos por un enorme desierto crediticio.

Desde la vertiente de los desarrolladores y operadores inmobiliarios, si bien hay dudas y respuestas no coincidentes hubo acuerdo en destacar que se trata de una propuesta en pesos y a tasa fija, que no es poco.
Las incógnitas pasan por las cotizaciones en dólares que alcanzaron los departamentos -frente a ingresos en pesos-, aunque en la actualidad se muestran amesetadas y sometidas muchas veces a negociaciones que parten de un 12 a un 15% en menos del precio pretendido. Por este motivo, algunos opinan que la línea anunciada puede ser útil para conseguir un ambiente más o para construir en un barrio privado o en el interior.
Raúl Sáenz Valiente, vicepresidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), dice que es útil para los que sueñan con vivir en un barrio privado. "Pueden comprar el terreno y con 650 dólares por m2 construir una casa por unos 80.000 dólares o incluso contratar un housing para levantar la vivienda según su gusto y con empresas muy consolidadas en este sistema, con un crédito que en este caso es a tasa fija durante 20 años. En la presentación en el Banco Hipotecario nos adelantaron que tratarán con ojos más benévolos los grupos familiares".
Para Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, se trata de una iniciativa que venían reclamando desde noviembre.
"Entendemos que a pesar de la ventaja de la tasa fija, el interés todavía es muy alto. Teníamos la esperanza de que, tratándose de fondos de la Anses, no superarían un dígito."
Agrega que la medida es positiva, habida cuenta de la desaparición de la banca privada en estas líneas a partir de la crisis hipotecaria internacional. "Puede tener éxito en el interior, especialmente para la construcción, donde se logra una financiación del ciento por ciento."
Como contrapartida admite Walenten que los precios de los departamentos están altos, "pero fueron convalidados por la demanda. En realidad, lo que quedó rezagado es el salario y de allí surge la necesidad de un crédito más accesible".
En el sector premium del mercado, Fernando Cancel, de Kantai, consideró que esta línea de crédito no tendrá ninguna incidencia, "pero, por el monto y las tasas, el destinatario, que es el comprador de clase media, tiene que tener un ingreso importante para esta época.

El interesado tendrá que dejar la zona que le gusta para buscar lugares donde los inmuebles tengan menor cotización".
Para la clase media
Agrega que "la clase media tiene hoy la prioridad de mantener un empleo que no sabe cuánto durará y la inquietud de qué pasará con la inflación, ya que se trata de plazos de pago muy largos. Esto genera dudas en la gente como ocurrió con los planes para la compra de automóviles. Sin embargo, la tasa fija es algo muy interesante. Habrá que esperar un par de meses para ver el resultado; en este contexto parece un efecto eleccionario".
Jorge Toselli, de JT Inmobiliaria, coincide en las ventajas de la tasa fija. "Es muy conveniente, en especial para el que piensa construir y es una medida que tiene que reactivar el mercado. Pienso que servirá en las provincias, no tanto en el eje norte de la Capital y del conurbano, donde las cotizaciones son elevadas, pero beneficiará las zonas donde los precios son más accesibles."
Adelanta que hoy y mañana seguramente habrá más interesados recorriendo las guardias para cotejar precios y comodidades. "Pero donde creo que andará muy bien esta línea es en el segmento de los barrios privados, donde se puede construir una vivienda de 90 m2 con unos 60.000 dólares."
La línea del Banco Hipotecario El crédito para tu casa parte de una tasa de interés nominal del 13,98% anual por montos hasta 300.000 pesos, un plazo de hasta 20 años para la construcción y 15 para la compra, con una financiación del 100% y 70%, respectivamente.
Los interesados deberán acreditar un ingreso mínimo neto por grupo familiar de 2000 pesos, ser menores de 65 años y podrán comprometer hasta un 40% del sueldo mensual. En el caso de que se tome la mitad, es decir, 150.000 pesos a 15 años, el ingreso mínimo para una vivienda nueva será de 5400 pesos y para la usada, de 5800. Para la construcción deberán acreditar 4786 pesos.

Fuente: Por Rafael Giménez
LA NACION

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails