viernes, 9 de octubre de 2009

Mercado

Las opciones para hacer frente a la crisis.
Subastas, fideicomisos y créditos hipotecarios son propuestas más flexibles para los compradores y para los que piensan invertir.
Actualmente existen en el mercado varias herramientas financieras para poder vender y comprar lotes y viviendas o construirlas, en emprendimientos suburbanos.
La más reciente son las líneas de créditos del Banco Hipotecario lanzadas en mayo que, según fuentes de la propia entidad financiera, tuvieron una gran aceptación en la clase media y en trabajadores en relación de dependencia, con un ingreso promedio de $ 6.600 pesos para el grupo familiar.
Hasta el momento, algo más del 15% del total de carpetas presentadas para su otorgamiento fueron del Gran Buenos Aires.
Otra es la subasta privada que actualmente se posiciona como un generador de la necesidad de compra. Es una herramienta nueva de marketing que permite importantes acciones publicitarias e incentivan al público usuario e inversor a terminar de decidir la compra. Se pueden obtener interesantes descuentos y financiación a plazos que no superan los 36 meses.
Durante el último año, se vendieron más de trescientos inmuebles por este sistema, por un monto superior a los $ 40 millones, destaca Fabián Narváez, presidente de Narváez & Cía. "Nosotros -agregó- vendimos bajo este sistema 30 chacras del club de campo Benquerencia, en San Miguel del Monte".
Las subastas privadas tienen un formato diferencial de los remates tradicionales, con una fuerte carga de logística y se organizan en un plazo aproximado de 35 días corridos desde que se suscribe el contrato con el cliente. También hay un período de exhibición de entre 10 a 15 días con una franja horaria amplia para que el público interesado pueda visitar e interiorizarse de los inmuebles ofertados.
"En general, en las subastas privadas se puede comprar entre un 15% a 25% más barato y las garantías que se ofrecen son iguales o mejores a las de una transacción inmobiliaria tradicional, ya que las condiciones de la subasta son anunciadas frente a un escribano público que certifica el acto", comenta Narváez.
Los fideicomisos al costo son otra interesante herramienta para "financiar" la compra de lotes. Permite ingresar en el negocio del desarrollo, aprovechar la rentabilidad que el mismo emprendimiento genera a partir de su consolidación y diferir el pago de la tierra a medida que se va construyendo el barrio, en plazos que van entre tres y cinco años.
Gervasio Ruiz de Gopegui, gerente de New Fidu, enfatiza: "hay que tener en cuenta que el fideicomiso se trata de una inversión con costos variables y por lo tanto conviene asesorarse bien sobre los aspectos legales del mismo, la experiencia y la trayectoria del administrador fiduciario".
En lo referente a financiación propia, muchos desarrolladores la brindan, sobre todo si el comprador se compromete a construir su casa en un corto plazo.
El financiamiento bancario se centra en la construcción de la vivienda y no en la compra del lote.
Comprar en un barrio cerrado tiene ventajas como la posibilidad de financiar el lote hasta cinco años, aprovechando los plazos de construcción de éstos, como en el caso de los fideicomisos al costo.

Fuente: Sofía Wachler. ESPECIAL PARA CLARIN.

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails