miércoles, 24 de marzo de 2010

Cocheras, Una Inversión Tentadora

Con algunos ahorros, alrededor de 15.000 dólares según el barrio, se puede adquirir un espacio para guardar autos, lo que permite una renta aproximada que supera el 7% en dólares. Una opción también para resguardar el dinero
Pocos días atrás, Eduardo Sánchez, titular de la Cámara de Garajes y Estacionamientos (AGES), confirmó aquello que el ministro Amado Boudou llama reacomodamiento de precios. Sánchez manifestó que, a partir de marzo-abril, quienes acostumbran guardar sus autos en cocheras deberán desembolsar entre un 15% y un 30% más de lo que estaban pagando. ¿Las razones de este incremento? Aumentos en el valor de la tasa de ABL, de los seguros y del agua corriente.
Así, dejar el auto bajo techo podrá demandar en los barrios más cotizados de la ciudad entre 600 y 1000 pesos mensuales, y en los menos frecuentados no menos de 350 pesos. Además, en algunos garajes del Centro se está pagando 40 pesos por estada y 15 la hora. Sin embargo, el titular de AGES entiende que el negocio ha perdido rentabilidad, lo que no parece condecirse con las declaraciones de los operadores del mercado inmobiliario, que aseguran que las cocheras no son buscadas sólo por los automovilistas, cada día más limitados a la hora de dejar el auto en la calle. También son codiciadas por cierto tipo de inversores. Los brokers informan, además, que "hoy por hoy, la construcción de un edificio exclusivo de cocheras en zonas de gran demanda es un brillante negocio, tanto si se las renta como si se las vende". Pero sin ir tan lejos, limitándonos a lo que puede ser la inversión de un ahorrista, "las cocheras individuales son el mejor destino para el dinero de los pequeños inversores. Su renta es buena", afirma Armando Pepe, presidente del SOM y fundador de la Cámara Inmobiliaria Argentina. "Se trata de una compra noble, a la que se llega con poco dinero y permite obtener una renta que supera el 7% en dólares", se entusiasma Aníbal Vinelli, gerente de Vinelli Propiedades. Alguien podría acotar que no tan poco dinero, sobre todo si se considera que en la actualidad una cochera cotiza en alrededor de un tercio del valor de un departamento estándar de 50 m2. Entre las más caras se cuentan las de Puerto Madero, que pueden alcanzar los 30.000 dólares; en Palermo y Belgrano rondan los 23.000 dólares, y en Almagro, los 15.000 dólares.
Cuando se busca la explicación a estos valores, Vinelli la encuentra en el hecho de que "en los últimos años, en la Capital se han demolido más de 500 garajes para construir edificios y, encima, el parque automotor ha crecido notablemente". Pepe confirma y explica: "En 2009 se vendieron más de 500.000 automotores 0 kilómetro. Sólo con que un 40% de esos vehículos transite por la ciudad de Buenos Aires tenemos 200.000 autos más buscando dónde estacionar".
Ambos entrevistados coinciden con Javier Luisio, socio de Estudio Inmobiliario Luisio: "Este tipo de inversiones produce renta sin compromiso a largo plazo, no hay contratos ni desalojos. Y permite operaciones, en términos generales, bastante ágiles, lo que se asocia con liquidez". Por supuesto, como aclara Vinelli, "aunque los tiempos de venta suelen ser cortos, la buena comercialización depende de distintos factores que conviene tener en cuenta cuando se proyecta adquirir un inmueble de este tipo". Entre otros, la ubicación del edificio que alberga la cochera considerada para la compra. Si bien las zonas más afectadas por la falta de estacionamiento y por el encarecimiento de los espacios son las del Centro y microcentro es importante la oferta y demanda de cocheras en Retiro, Barrio Norte, Recoleta, Palermo, Belgrano y Caballito", aclara Pepe.
Vinelli agrega: "A la hora de invertir en este rubro, tampoco se debe pasar por alto el hecho de que cotizan mejor los espacios a nivel que los de los pisos altos y, ¿hace falta decirlo?, las cocheras cubiertas se valúan muy por encima de las descubiertas". Además, según este entrevistado, "vale fijarse en si el edificio tiene rampa o máquinas electromecánicas de puente grúa y ascensor para vehículos tipo Pidgeon Hall. Cuando carecen de rampas y los montacargas se descomponen suelen aparecer conflictos con los locadores que no pueden ingresar o sacar su auto, además de encarecerse el mantenimiento.
En cuanto a este último punto, Luisio aconseja "revisar muy bien las expensas. Si son altas, la cochera demorará más en alquilarse y también serán mayores los gastos por afrontar mientras permanece desocupada. Hay estructuras que operan con gran cantidad de personal. En esos casos, a los costos de servicios e impuestos hay que sumarle cantidad de sueldos y jornales", concluye.

Por Paula Gómez para La Nación Marzo 20 de 2010

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails