sábado, 27 de noviembre de 2010

Optimismo en el Mercado Inmobiliario

De los granos a los ladrillos.
Con una muy buena cosecha se espera que parte de las ganancias del agro se vuelque a las propiedades
El personaje interpretado por el actor Federico Luppi en la escena final de la película Plata dulce , al observar desde su celda las primeras gotas de una tormenta desliza una frase que hoy sigue vigente: "Con una buena cosecha nos salvamos. ¿Te das cuenta? Dios es argentino". Esta campaña agrícola 2010/2011 que tenemos en las manos no escapa a esta lógica. Despierta grandes expectativas en todos los sectores económicos, hasta tal punto que algunos ya hablan de que se superarán los 100 millones de toneladas.
El efecto dinamizador que tiene una buena cosecha de granos en nuestro país es innegable. ¿Qué economista serio puede plantear un escenario económico para el próximo año sin tener en cuenta este dato? Sembradoras, autos y departamentos son los primeros y tradicionales destinos elegidos después del paso de la cosechadora. Ninguna actividad económica puede quedar indiferente, ya sea por los dólares que ingresan en el país estabilizando el tipo de cambio o por el derrame local en los pequeños pueblos de la pampa húmeda. Y los ladrillos no son una excepción a esta regla.
Pero vamos a las preguntas que importan. Si la cosecha será tan buena, ¿volverán entonces los chacareros a invertir en el sector inmobiliario como lo hicieron a mediados de 2000?
Difícil. En principio se descarta que las inversiones que vengan del campo tengan esa vitalidad arrolladora del deme dos departamentos que hizo estragos en ciudades como Córdoba, Rosario, Pergamino o Junín. La relación entre la renta agropecuaria y el valor del metro cuadrado de las propiedades urbanas ya no es tan favorable. En aquellos años el campo tenía como aliado un dólar muy competitivo que todavía no sentía la erosión inflacionaria, mientras que la renta de las propiedades urbanas dependía de sueldos en pesos deprimidos. De todas formas esto no significa la ausencia durante 2011 de los inversores agropecuarios en el mercado inmobiliario.
Hay razones para pensar que pueden tener un mayor protagonismo que en los últimos dos años. La primera razón es el volumen de cosecha que se espera. Se sembró un 6% más que el año pasado, llegando a las 32 millones de hectáreas, y la soja sigue siendo el cultivo líder, con alrededor de 19 millones de hectáreas sembradas. Esta mayor siembra y las primeras lluvias de agosto y septiembre hicieron que el Ministerio de Agricultura estimara una cosecha récord de 103 millones de toneladas. Algunos creen que la estimación es demasiado optimista. Cálculos privados proyectan que la producción estará un escalón más abajo, de 94 a 97 millones de toneladas. Un volumen similar a la cosecha anterior, en la que no se podría superar el récord histórico de 98 millones de la campaña 2007/2008 ni el hito de los 100 millones. Estas estimaciones tienen en cuenta que el fenómeno climático de La Niña, en el que se presentan menos precipitaciones durante el verano, que castigará los rindes de los cultivos agrícolas, especialmente los de la soja y el maíz. Los extraordinarios rindes de la campaña pasada serían muy difíciles de alcanzar en estas condiciones. En noviembre comenzaron a escasear las precipitaciones y si bien las condiciones de humedad en el suelo todavía mantienen algunas reservas en las capas más profundas, éstas no dejan de disminuir debido a las altas temperaturas que se están desarrollando. Ya se puede observar algunos lotes de trigo y maíz que presentan un buen estado general, pero que fueron afectados por los golpes de calor y los vientos. Esto explicaría por qué, según algunas estimaciones, el volumen de la cosecha de este año no superaría el del año pasado a pesar de tener una mayor superficie sembrada. De todas formas estamos hablando de un cosechón en puerta.
La segunda razón para ser optimistas es que hay mejores precios que la campaña anterior aunque todavía lejos de los extraordinarios promedios del ciclo 2007/2008.
La soja cotiza un 40% más que el año pasado y el maíz, el 55%. En estos momentos, el mercado local paga 320 dólares por la oleaginosa y 165 dólares por el cereal.
Moderado optimismo
Como resultado de los precios de los granos y el volumen cosechado se calcula que el valor de las exportaciones será de aproximadamente 27 mil millones de dólares. Vale recordar que las exportaciones de la campaña pasada significaron 25,6 millones de dólares, mientras que la correspondiente a 2007/2008 llegó a los 28,9 mil millones. De esta masa de dólares, el Estado será el principal beneficiario al quedarse con algo más de 10.000 millones por la vía de impuestos y retenciones a las exportaciones. Del monto que resta, aproximadamente 17 mil millones de dólares, se emplearían 14 mil millones para pagar los gastos directos de implantación del cultivo; es decir, semilla, fertilizantes, insecticidas, herbicidas, riego; más los gastos de cosecha, comercialización y los arrendamientos.
Los 3000 millones de dólares que quedan se utilizarían para la inversión en bienes durables de la explotación, y en los gastos que pagan la estructura, la administración, y los retiros necesarios para vivir de las familias de agricultores y las futuras inversiones.
¿Qué dice esta especie de disección de las partes que intervienen en la cosecha? Básicamente que hay una larga cadena de actores que intervienen en la actividad agrícola en los que se derrama el valor del grano cosechado. Los chacareros no son los únicos actores (están los semilleristas, ingenieros agrónomos, contratistas, asesores, fleteros, entre otros) y, por lo tanto, no son los únicos inversores potenciales en el mercado inmobiliario. Son sólo el último eslabón o el primero, según como se quiera ver, de esta cadena productiva.
Y la tercera razón para el optimismo se basa en que los buenos rendimientos de la última campaña agrícola emparcharon en buena medida la pérdida que se arrastraba de la muy mala cosecha 2008-2009 en la que la seca hizo estragos. Es decir que al no tener que atender las deudas en forma tan acuciante como en la anterior campaña, el agricultor tendrá esta vez mayor liquidez para atender otras inversiones.
Así que con las finanzas del agricultor en mejor estado de salud, las alternativas de inversión estarán entre: 1) la renovación tecnológica, que es la base de la competitividad del productor, y que estuvo frenada durante los dos últimos años; 2) la posibilidad de actuar en forma muy prudente y retener una buena parte de la cosecha y dejarla sin vender; es decir, sentarse arriba de los granos; 3) comprar ladrillos como un muy buen resguardo de la inversión y también la forma de diversificar la canasta donde están puesto sus activos. Es decir, decisiones que apuestan a un aumento de la producción poniendo más huevos en la misma canasta, y otras que eligen el camino de una mayor prudencia y diversificación. Hacia adónde se incline la balanza dependerá de las señales que emita la economía durante el próximo año electoral.
Fuente:
Por Félix Sammartino
De la Redacción de LA NACION

sábado, 20 de noviembre de 2010

Creció El Número De Escrituras

En septiembre se evidenció un leve incremento de operaciones de compraventa. Esta conclusión surge del relevamiento mensual que realiza el Colegio de Escribanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El documento confirma que durante ese mes se concretaron 5655 transacciones de inmuebles, por un monto total de 2115,1 millones de pesos; estas operaciones registraron un precio promedio de $ 374.029, lo que representa unos 94.874 dólares.
"Estos valores representan un incremento en comparación con el año último del 14,5% en los actos y del 29,9% en el importe en pesos involucrado, que determinaron subas en ese período de 13,4% en el valor medio en moneda nacional y de 10,2% en el equivalente en dólares", expresa el documento.
En la comparación intermensual, en septiembre se revirtió la caída verificada durante los dos meses consecutivos previos en la cantidad de transacciones.
Septiembre, a su vez, se mostró en un rango levemente superior al 3%, lo que permitió volver al registro anotado en junio. Sin embargo, medido en valores desestacionalizados, experimentó la tercera disminución intermensual ininterrumpida, 4,8%, al descontarse el efecto de un día hábil más, fenómeno que no ocurría desde el trimestre agosto-octubre de 2008. De este modo, parecería que se asiste a una suerte de saturación del mercado en el actual contexto de aceleración de la inflación.
El crédito, pendiente
Los datos del Banco Central correspondientes a septiembre mostraron que el monto global de préstamos con garantía real sobre la vivienda, para todo el país, apenas aumentó el 6,8% en valores nominales en comparación con un año antes, al sumar $ 18.804 millones.
En agosto, el Colegio de Escribanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires había advertido sobre la pérdida de fuerza de esa fuente de financiamiento de la actividad inmobiliaria, medida por la relación entre la totalidad de las transacciones en esta jurisdicción con el stock global de créditos hipotecarios bancarios. En septiembre de 2009 representaba el 168% del monto global escriturado en la ciudad en los primeros nueve meses de ese año y ahora esa proporción se achicó a 118 por ciento.
"Si bien no todas las operaciones con garantía hipotecaria están vinculadas con actos de compraventa de inmuebles, y menos aún de viviendas, constituye un claro indicador de referencia para explicar el desempeño de esta actividad. Más aún, cuando los otros actores importantes para definir el comportamiento del mercado se han mantenido en una senda a favor de las transacciones, ya que persistió la virtual estabilidad del tipo de cambio; las tasas de interés de los créditos hipotecarios aumentaron sólo tres décimas, a 14,25% anual, según los datos del Banco Central; los salarios promedio de la economía se elevaron a tono con la inflación estimada por las consultoras privadas (25,4%), y el rendimiento ofrecido por la colocación del dinero en un plazo fijo fue de sólo 10,3% anual, con lo que apenas protege menos del 50% de los ahorros en pesos del efecto de la suba promedio de los precios al consumidor del conjunto de la economía", concluye Carlos Marcelo D´Alessio, titular de la entidad notarial.

Fuente: La Nación 20-noviembre - 2010

sábado, 13 de noviembre de 2010

Mercado Inmobiliario. Pronóstico 2011

Sin duda, la solidez del ladrillo
Jorge Cruces, gerente de Real Estate de IRSA, compartió con la audiencia la visión que tiene el grupo sobre el negocio inmobiliario. Para él, la política de inversiones pone de manifiesto el crecimiento y la potencialidad del Real Estate en la Argentina, aun siendo éste uno de los países de la región que ostenta el índice más bajo de hipotecas, debido a la falta de apalancamiento o acceso al crédito. "Pese a esa realidad, el ladrillo como resguardo de valor sigue siendo fuerte", explicó Cruces. "En la Argentina se rompió el paradigma de nuestros padres y abuelos de guardar el dinero debajo del colchón o en el exterior; esa tendencia se nota por la liquidez que hay en el mercado. Creo que el panorama es óptimo pese al bajo endeudamiento que limita la demanda. Si los jóvenes tuvieran acceso al crédito, serían los principales deudores de metros cuadrados del país. No contar con crédito es una gran traba para el mercado. Y de eso somos de algún modo todos responsables", agregó

PRONOSTICO DE UN FUTURO MEJOR
En el stand del Colegio Unico de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), su titular, Hugo Mennella, analizó la realidad del mercado del Real Estate. "Estamos ante un mercado en buena forma y bastante inquieto, con muchas perspectivas y muy buenas concreciones, pero que a la vez se muestra muy segmentado y no todos tienen la misma respuesta. Los departamentos monoambientes y de un dormitorio son la vedette del sector inmobiliario, ya que la mayoría de los inversores optó por depositar allí sus ahorros a modo de resguardo de capital. Situación que resulta muy positiva dado que distiende la oferta de alquileres, aumenta la residencial de metros cuadrados y regula el valor", explicó Mennella.
El presidente de la entidad pronosticó un buen futuro. "A pesar de que ante un panorama electoral mucha gente se muestra más cauta a la hora de tomar ciertas determinaciones, en 2011 estimo que el mercado inmobiliario se fortalecerá; por lo que se observa no sufrirá modificaciones sustanciales que perturben el desarrollo económico. Además, en nuestro país, el ladrillo continúa presentándose como la opción más segura de inversión", concluye Mennella.

Expectativa y mucha cautela

Entre las charlas que se realizaron, los brokers se refirieron a la situación actual y al futuro del Real Estate. En el primer panel estuvieron Luis Ramos, presidente de L. J. Ramos Brokers Inmobiliarios; Roberto Tizado, presidente de Tizado Propiedades; Herman Faigenbaum, managing director de Cushman & Wakefield; Iván de Achaval, de Achaval Cornejo Propiedades, y Laura Fenoglio, de Bullrich Patagonia. Todos abordaron tanto el sector residencial como el comercial.
Sobre este último, Ramos puntualizó que no hay una gran oferta de inmuebles: "La inflación, el problema del dólar, la falta de créditos accesibles y los terrenos caros siembran cautela. Creo que hasta que no haya créditos a tasas menores de un dígito la gente tendrá pocas intenciones de invertir". Por su parte, Faigenbaum comentó que en el segmento de las oficinas "hay una demanda limitada", pero que "de haber más oferta, para los inversores siguen siendo una opción, ya que en un mercado como el actual se obtiene mejor rentabilidad, entre un 8 y un 10 % anual, en comparación con la de la vivienda, donde se puede lograr sólo entre un 4 y un 5 por ciento".
Mientras tanto, Fenoglio hizo una comparación entre el mercado de la Patagonia y el de Buenos Aires: "Atraviesa un buen momento; incluso hasta en tiempos de crisis mucha gente orienta sus inversiones hacia proyectos de la zona".
Por su parte,Tizado hizo hincapié en el valor del refugio del dinero que brinda el Real Estate. "Los inversores ya no buscan el dólar, porque esta moneda no está tan fuerte como en otras épocas. La gente analiza muy bien y entiende que en el futuro el ladrillo mostrará aún más fortalezas y se exhibirá como el refugio más seguro".
Finalmente, Iván de Achaval manifestó que hay buena demanda y que los precios se mantendrán. "Incluso en las zonas más buscadas y con mayor cantidad de proyectos, pueden llegar a subir. Los inversores siguen obteniendo buenos retornos, y creo que el mejor refugio del dinero está en el mercado inmobiliario."
Fuente: La Nación - sábado 13 de noviembre de 2011

viernes, 12 de noviembre de 2010

Informe Inmobiliario

Según un informe elaborado por el Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) correspondiente a septiembre último del sector de la construcción y el mercado inmobiliario, en el último trimestre del año se muestran niveles de compraventa moderadamente más elevados en relación con los registrados en el mismo período de 2009. La oferta de viviendas en alquiler presenta, asimismo, un mayor dinamismo, lo cual coopera con la estabilidad de los valores locativos. En general se espera que los precios de los inmuebles permanezcan estables, si bien en algunos segmentos podrían presentarse leves subas, en particular en aquellas nuevas zonas de interés para los desarrolladores. La industria de la construcción ofrece un panorama optimista.
Fuente: La Nación 6 de noviembre de 2010

martes, 9 de noviembre de 2010

La Clave Está En La Cuota

El acceso a la vivienda para la clase media es una asignatura pendiente del sector inmobiliario. El desarrollo del mercado en esta década estuvo orientado al segmento de mayor poder adquisitivo de la pirámide poblacional. Abrirse a la clase media permitiría satisfacer la demanda genuina de este segmento de la población, y a la vez ayudaría a ampliar notablemente el nivel de actividad.
A la hora de dar solución al problema se piensa automáticamente en el crédito hipotecario, que debe contemplar dos cuestiones: primero, ofrecer una rentabilidad a los proveedores del financiamiento, pues de otro modo no será posible atraer los fondos necesarios; segundo, debe resultar adecuado a la capacidad de pago real de los potenciales tomadores del financiamiento.
En síntesis, no podemos perder de vista en ningún momento ese doble objetivo de rentabilidad y accesibilidad con el que debería contar todo sistema de financiación al mercado inmobiliario. Dado que ambos objetivos no necesariamente son compatibles, es ineludible trabajar para darle coherencia al sistema.
¿Qué sucede en nuestro mercado? Vivimos en un contexto de desintermediación: los que tienen ahorros no confían en los bancos y los que necesitan financiamiento de largo plazo tampoco recurren a las entidades financieras. ¿Qué alternativa queda? Fomentar el ahorro. El buen funcionamiento de la economía y su aspecto más importante, la creación de empleo y el mantenimiento de los puestos ya existentes, requieren del ahorro, condición necesaria para que se dé la inversión. Por eso, se deben buscar vías para favorecer que el ahorro sea un medio de acceso a la vivienda.
Si se piensa en el crédito hipotecario o en el ahorro, hay que prestar atención a la cuota que la familia puede afrontar. La cuota, a su vez, está relacionada directamente con la tasa (a mayor tasa, mayor cuota) e inversamente con el plazo (a mayor plazo, menor cuota).
En los créditos hipotecarios hay que tener en cuenta ambos factores (son onerosos y, por lo tanto, pagan tasas de interés a los proveedores del fondeo). La demanda necesita plazos largos y tasas accesibles.
Cuando se considera el ahorro, hay que contemplar sólo el tema del plazo. Los desarrolladores han de diseñar mecanismos de integración de fondos a los emprendimientos, conforme a las reales posibilidades de la clase media: integración inicial acorde con los ahorros acumulados hasta ese momento y luego mayores plazos, para hacer las mensualidades accesibles a los ingresos del grupo familiar.
Quienes diseñen las herramientas para permitir el acceso a la vivienda, ya sea a través del crédito o del ahorro, Tienen que tener en cuenta que la clave está en la cuota.
El autor es director de la Especialización en Desarrollos Inmobiliarios, Cámara Inmobiliaria Argentina. Miembro fundador de APPI
Por Mario Gómez
Para LA NACION
Sábado 6 de noviembre de 2010 |

jueves, 4 de noviembre de 2010

Departamentos de 2 ambientes

Protagonista indiscutible.
Buscadas por un público de toda edad y nivel económico, estas unidades son las más requeridas tanto para alquiler como para venta. Los precios están entre 1600 y 2500 dólares el m2, valor que puede incrementarse excepcionalmente según la zona y los amenities de primer nivel que ofrezca el edificio
Entre los segmentos del mercado que más aceptación ha acumulado a través de los años y en diferentes momentos de la vida económica del país está el tradicional departamento de dos ambientes.
No es el más chico de la escala pero a la vez es el ideal de quienes sueñan con convertirse en propietarios, salteando el primer escalón: el monoambiente. Es que reúne muchas virtudes que lo vuelven muy atractivo; además, y entre otras características, porque es el departamento más fácil de vender. Así ha sucedido tradicionalmente.
En los últimos años, el prestigio de estas unidades ha crecido no sólo en cuanto a la demanda, sino en el precio. Con el tiempo y con condiciones de mercado que poco han ayudado a alcanzar una propiedad, la revalorización de la unidad de un dormitorio es todo un fenómeno. Así lo evidencia un informe de la firma Toribio Achával en el que se refleja su indiscutible posición de preferido entre otras tipologías, y en el que se describe que "al margen de las modas y de la preferencia por algunos barrios, y más allá de las modificaciones técnicas constructivas o variantes de los precios, lo que parece constante es la vigencia del departamento de dos ambientes. O de la unidad de un dormitorio, como se lo prefiera llamar. Sea cual fuere el lugar desde donde se mire el mercado inmobiliario o el de la construcción, siempre habrá un ojo puesto en esta tipología".

"El dos ambientes es como un cheque al portador. Se trata de una tipología de departamento que en cuanto el propietario decida venderlo no tendrá ningún inconveniente en concretar la operación. Siempre habrá un comprador dispuesto", explica María Marta Vázquez Ferro, gerente de la sucursal Alto Palermo de Toribio Achával. Esta visión, desde la venta de inmuebles usados, la comparten quienes venden unidades nuevas. Ya sea en obras desde el pozo o en construcción bajo la forma de fideicomisos, los edificios de departamentos de dos ambientes se llevan la mayor parte de la superficie ingresada en los últimos años en el mercado residencial.

Usuarios finales e inversores se encuentran repartidos entre los compradores de estas unidades. Los primeros suelen ser gente joven, padres de estudiantes del interior o recién casados; también parejas de gente mayor que deciden achicarse porque los hijos se han ido del hogar.

Entre los inversores existen quienes los quieren para una renta y como resguardo de valor, y los que compran en construcción para revenderlos luego, con lo cual agregan una capitalización.

El arquitecto Sergio Bernasconi, gerente de consultoría de Toribio Achával, explica: "La rentabilidad de estas unidades es variable y depende de muchos factores económicos, aunque una de las más influyentes es la evolución de los salarios. Si bien la calidad de construcción no es la de antes, la vida mejoró para los habitantes de las unidades de un dormitorio. Los amenities de los edificios nuevos y algunas disposiciones del Código de Planeamiento hacen que la vida en estos departamentos sea agradable. Los ambientes comunes, parrillas, piletas o gimnasios, crean un clima de más contacto entre los vecinos. Y como muchos habitantes son jóvenes se relacionan más que en otras épocas. Los ambientes comunes, parrillas, piletas o gimnasios, crean un clima de más contacto entre los vecinos".

Por otro lado, afirma que cada vez hay más departamentos de un dormitorio en el mercado y lo atribuye a factores económicos y sociales. Uno, es que cada vez más gente vive sola",

Contrariamente a esta tendencia, la historia demuestra que el dos ambientes siempre encontrará una novia. "Es como un cheque al portador". Esta visión, desde la venta de inmuebles usados, es compartida por quienes venden nuevos. "Ya sea en obras desde el pozo o en la construcción bajo la forma de fideicomisos, los edificios de departamentos de dos ambientes se llevan la mayor parte de la superficie ingresada en los últimos años al mercado residencial" agrega Vázquez Ferro.
Evolución

Raquel Baigún, directora de marketing de Baigún Operaciones Inmobiliarias, confirma: "Las unidades de dos ambientes son las más solicitadas, y los destinos principales son para uso propio o como inversión".

La evolución de los precios demuestra esta tendencia. De acuerdo con el informe de Toribio Achával, el comportamiento de los valores del metro cuadrado en este tipo de unidades revela, por ejemplo, que Recoleta es el exponente de cotización más alta, donde el metro cuadrado no baja de 2000 dólares.

Los valores actuales del mercado para un dos ambientes se cotizan entre 1600 y 1700 dólares el m2, según la incidencia del terreno, y pueden aumentar hasta 2500 o 2600 dólares en Barrio Norte, Recoleta y Palermo, e incluso rozar los 3000 dólares.

En Villa Crespo, otro sector muy buscado, el metro cuadrado oscila entre 1900 y 2100 dólares. En general, la fluctuación de los precios depende de factores como la calidad, la ubicación, los costos de construcción y sus respectivos gastos indirectos: proyecto, dirección, administración, derechos municipales, seguros e impuestos.

Francisco Balsano, titular de la firma Balsano, evalúa el comportamiento de los precios de las unidades de un dormitorio: "En general, los valores aumentaron en función de los costos de la construcción, además hay que reconocer que hay inflación; a la vez, al estar dolarizada la propiedad y con la estabilidad del dólar se advierte diferencia en los precios".
Oportunidad de inversión

Las claves del auge de este tipo de unidades son múltiples. Por un lado se destaca la calidad y la nueva oferta de amenities en este sector del mercado: "Antes un dos ambientes no tenía baño en suite ni vestidor, por ejemplo. Con la nueva tendencia los dos ambientes se piensan con más confort, aumento de tamaño: toilette y vestidor, cocina americana, balcones terraza, entre las características que los identifican en la actualidad", explica el arquitecto y desarrollador, Manuel Otero Castro.

En otro orden, existen dos opciones del dos ambientes: para alquiler o venta, que varían según la necesidad del comprador. Sin embargo, por tratarse de unidades chicas, si bien las dos alternativas son válidas, en la actualidad y dadas las condiciones actuales del mercado sin créditos hipotecarios, se advierte mayor cantidad de alquileres que de ventas.

Demanda sin límites

"Según el mercado actual, la demanda de dos ambientes es de un 80% del total del mercado", señala Manuel Otero Castro. En esta misma línea, Francisco Balsano resume el comportamiento de la demanda de los departamentos de un dormitorio: "Fueron las unidades más vendidas en el mercado en los últimos años". Desde esta perspectiva, asegura que la oferta, en virtud de la liquidez del mercado, continúa creciendo. En este contexto, los inversores juegan un papel fundamental en su comercialización.

Raquel Baigún sostiene que el comportamiento de la demanda varía si las unidades están en pozo, que son las más buscadas; a construir, o con entrega inmediata. "El perfil de la gente que las solicita, en su mayoría, corresponde a inversores del interior", agrega.

Teniendo en cuenta el comportamiento ascendente de los precios en el período de enero de 2002 a mayo de 2010, Francisco Balsano propone tener en cuenta ciertas variables para pensar en una continuidad expansiva de adquirientes: "No se puede medir con exactitud el límite de comercialización, pero hay ciertos parámetros que no se deben pasar por alto, determinados por el déficit habitacional, la explosión demográfica, y lo más importante, los capitales líquidos que están en el mercado, los que están en el exterior (prácticamente sin utilidad), y la posibilidad de mejorar su comercialización en la medida que haya mayor seguridad jurídica", concluyó Balsano.

Guadalupe Fernández Fronza

PRECIOS
De los dos ambientes tienen un piso de entre 1600 y 1700 dólares el m2, pero pueden trepar en zonas cotizadas y muy buscadas hasta 2500 o 2600 dólares el m2.
Fuente: La Nación sábado 30 de octubre 2010
Related Posts with Thumbnails