viernes, 10 de junio de 2011

La falta de crédito

La Asociación de Empresarios de la Vivienda brindó un coloquio en el que propuso ideas para paliar la crisis habitacional La necesidad de acceso al crédito para viviendas fue el tema central del coloquio que la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) brindó en la muestra Batimat-Expovivienda 2011 (que culmina hoy, en La Rural). En ese marco, el ingeniero Miguel Camps, presidente de la AEV, presentó la propuesta de esa entidad para que sectores de clase media puedan acceder al techo propio. "La solución a la falta de acceso a la vivienda tiene que provenir del trabajo nuestro y de las autoridades gubernamentales. Esperamos que estas últimas nos escuchen y podamos dar solución a una problemática social cada vez más acuciante", fueron las palabras iniciales del ingeniero Camps. A continuación expresó: "Sabemos que la inflación y la inestabilidad de las reglas del juego son los grandes destructores de la inversión tanto de las empresas como de quienes se comprometen en deudas a largo plazo. La estabilidad es un requisito ineludible para plantear una solución a largo plazo". En tanto, Gustavo Llambías, vicepresidente de la entidad, manifestó: "Mientras los bancos ofrecen créditos que son impagables para quienes los necesitan, los que pueden calificar no ven sentido tomarlos. Pero también, desde algunas entidades del Estado se ofrecen créditos con fuertes niveles de subsidio que si bien son individualmente atractivos para quienes puedan acceder a tomarlos, no son sostenibles en el tiempo como sistema". Sobre la propuesta en particular dijo: "Ante esta situación, la AEV destaca la necesidad de una política de estado eficaz y perdurable para la creación y el afianzamiento de un mercado sustentable de créditos a largo plazo. Lo que proponemos es el desarrollo de un mercado de crédito en el que inversores institucionales, particulares e individuos encuentren incentivos para invertir, y en el que los tomadores de crédito encuentren un producto financiero a la medida de sus necesidades y posibilidades reales. La AEV ha desarrollado, con la asistencia de especialistas, un sistema de préstamos ajustables por la variación del Indice de Salarios que publica el Indec, con una tasa de interés real del orden del 5% anual y con cuota inicial del orden del 40% de lo que ofrecen actualmente los bancos líderes para el mismo monto de préstamo en un plazo de 20 años. En efecto, para $ 200.000 de préstamo, la cuota inicial será de unos 1300 pesos, contra los 3200 que ofrecen hoy algunos bancos". El sistema había sido presentado en 2010 ante inversores institucionales en la Bolsa de Valores, con muy buena respuesta como destino de inversiones a largo plazo, con montos ajustados por variación de salarios. "Por otra parte -agregó-, una encuesta recientemente encargada por la AEV muestra la indudable preferencia del público potencialmente tomador por este tipo de esquema respecto de las alternativas existentes en plaza. Para que el sistema pueda operar no se necesita de parte del Estado más que el levantamiento, por la vía que corresponda, de la restricción legal vigente a la indexación de las deudas y las cuotas hipotecarias." Luego destacó: "Para aquellos que ven en esto una posible fuente de generación de inflación, más allá de los numerosos argumentos técnicos que lo desmienten, apelamos al más irrefutable sentido común: una sociedad en la que mucha gente tiene deuda hipotecaria de largo plazo en moneda local, con un sistema de ajuste de las cuotas y los saldos, es una sociedad demandante de estabilidad. Por el contrario, una sociedad en la que las familias están endeudadas en cuotas fijas, aunque las mismas incluyan enormes costos financieros, como ocurre hoy con el sistema de consumo de electrodomésticos y otros bienes semidurables en auge, es una sociedad tolerante con una inflación que en apariencia la afecta menos al minimizar sus deudas". Sobre el final expresó: "La AEV propone apelar a la racionalidad técnica para permitir la vigencia de pleno de derecho de un sistema de financiamiento para un elemento clave en el desarrollo de una sociedad: el acceso a la vivienda propia. No pedimos al Estado esfuerzo alguno en materia financiera, sino sólo la adopción de una normativa acorde con las necesidades del mercado. Dejamos para el esfuerzo productivo de empresarios desarrolladores y de ahorro de las familias usuarias finales, el aporte de los recursos necesarios para la puesta en marcha y el sostenimiento del sistema". Fuente: La Nación Sábado 04 de junio de 2011

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails