martes, 3 de julio de 2012

El ladrillo, Imbatible Aún En La Adversidad


Solo martillerosCon cuentagotas, alguna leve flexibilización se enuncia con relación al ahorro. Algo parecido sucedió para la compra de inmuebles. ¿Se concretarán? Por ahora son sólo promesas como otras que despiertan interés en aquellos que se ilusionan con los créditos que ofrecerá para construir (ahora sólo por sorteo) a quienes no tienen casa propia. Millones de expectativas estallaron en horas, ¿pero cuántos podrán acceder verdaderamente a esos créditos? Hubo experiencias anteriores que no llegaron a ningún puerto. ¿Qué sucederá ahora? En estos días circuló reiteradas veces en boca de hombres de negocios la palabra oportunidad frente a la crisis. Quizás habría que sustituirla por defensa de los ahorros en un ámbito donde reina la desconfianza. Ahorros que pueden ser individuales, de entidades o empresas. Pese a todo hay que decirlo: el ladrillo es imbatible. Por alguna razón, una prestigiosa entidad hace unos días confirmó un acuerdo para la compra del edificio Puerto León por algo menos de 40 millones de dólares en el dique 4 de Puerto Madero. La inversión que dejará una renta es un gran respaldo. La economía -según lo confirman especialistas en el tema- ha entrado en un proceso recesivo, con inflación. Todo muy preocupante.
Frente a esta realidad es natural que la gente busque aferrarse a una moneda fuerte como el dólar. O su equivalente, el ladrillo-dólar, que no es verde, pero sí sólido y no se volatiliza, palabra que se asocia a otros períodos aciagos del país.
A pesar de todo, la coyuntura manda. Esta semana se habló menos acerca de si la AFIP es más flexible para atender los requerimientos de la gente que ahorra en dólares, porque el escenario político se recalentó entre el líder del sindicato de los camioneros y el Gobierno, paro mediante y anuncio de paro y movilización para el miércoles que viene. En el medio se informaron subas salariales y acuerdos que incluye al sindicato de la construcción. Al margen de esta mejora, el problema está en otro lado: la oferta de trabajo en esta industria podría afectar a muchos obreros con la caída de los permisos para nuevas obras.
A la vez hay que entender que el mercado inmobiliario es mucho más sofisticado de lo que parece y los negocios no se tejen para dentro de unos días, sino en el largo plazo. Y es allí donde pueden hallarse las oportunidades, pese a la ausencia de inversiones del exterior que hacen tanta falta, pero que no se sienten atraídas hoy por la falta de reglas claras y la inestabilidad actual del país.
Este escenario de conflictividad permanente aleja a quienes buscan instalarse para producir, generar trabajo y frente a los riesgos del capital ofrecido obtener buenos resultados. ¿Es buen momento para comprar? Es posible, sólo es necesario asegurarse cómo se implementa la operación y cuál es el precio. El ladrillo jamás defrauda, pese a la infinidad de tropiezos y trabas existentes..

Fuente: Por Adriana Anzillotti | LA NACION Sábado 23 de junio de 2012 |

En pesos, para pagar desde el pozo

Ante las restricciones impuestas por el cepo cambiario, los fideicomisos surgen como una alternativa favorable para la demanda que invierte en ladrillos

Frente al nuevo escenario que se presenta para concretar las operaciones inmobiliarias debido a las restricciones cambiarias, el segmento que agrupa los emprendimientos a través de fideicomisos al costo es el que se adaptó más rápido a la nueva realidad. Esto, debido a que la mayoría de los insumos que se usan y de los servicios que se contratan están en pesos.
Y en este momento, que muchos consideran como de transición hasta que se equilibren la oferta y la demanda, el problema que se puede presentar es con la compra de terrenos, debido a que los propietarios de la tierra pretenden seguir cobrando en dólares.
"Aquí se pone en juego la habilidad de cada desarrollador para tratar de involucrar a los dueños de la fracción en el emprendimiento o entregarles unidades terminadas en otro edificio, y así salvar el único insumo que queda dolarizado", expresa Mario Gómez, director de Le Bleu Negocios Inmobiliarios.
Es comprensible la posición de quienes venden, ya que en un contexto inflacionario como el actual nadie quiere tener una suma importante de pesos en la mano porque se expone a una desvalorización constante. Salvo esto, "el resto del negocio se paga en pesos, tanto los costos directos como indirectos de la obra; incluso, una medida que se adoptó en muchos desarrollos es la de vender el 100% del valor de las unidades en pesos", destaca Juan Pablo Haloua, de la firma Atelier Desarrollos.
Gabriela Goldszer, directora de Ocampo Propiedades, agrega: "Estas crisis no son nuevas en el mercado internacional ni en el local; ya pasamos por unas cuantas en la última década y siempre el sector las pudo sortear y ha salido fortalecido". Y amplía: "El mercado se toma un tiempo para incorporar plenamente con estos cambios de reglas, por lo que nuestra tarea es aconsejar a los desarrolladores y a los compradores".
Seguro contra la inflación
Con los nuevos fideicomisos que se comercializan totalmente en pesos cuando parten desde el pozo, cobra mayor importancia el índice de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) para resguardarse de la inflación. Como lo explica Roberto Rosa, de R. Rosa Negocios Inmobiliarios: "La venta se realiza con un 30 por ciento al boleto y cuotas ajustadas por el índice de la cámara, y en los casos que se abona en dólares a la firma del boleto, las cuotas se fijan en pesos ajustadas, ya que el índice de la CAC refleja la incidencia de la inflación real de los costos de construcción, asegurando al desarrollador que sus costos estarán cubiertos".
¿Qué pasa con las cuotas anteriores pautadas en dólares? Según el propio Rosa "si se pactaron en la moneda norteamericana se mantiene el pago en esa moneda, ya que el comprador declaró en el contrato poseer los dólares para hacer frente a la obligación asumida". A lo que agrega: "En otros casos se negociará entre las partes para llegar a un acuerdo teniendo en cuenta que lo único que se pretende al cobrar en dólares es cubrirse de la inflación cuando hay una obra que terminar, que tiene costos en pesos con continuos aumentos".
Al explicar qué parámetro se usa para tomar el valor del dólar para su conversión, Goldszer aclara: "Se toma la cotización al cambio oficial, aunque para la mayoría de los clientes es preferible tomar compromisos de deuda en pesos, porque es la moneda en que tienen sus ingresos; así no asume el riesgo de cambio. A los desarrolladores les resulta fácil y conveniente la adaptación, ya que sus gastos y compras de materiales son en pesos".
El mercado está reaccionando en forma positiva, según la opinión de Mario Gómez: "El mercado de los emprendimientos no se ha detenido tanto como el de los inmuebles usados, por la posibilidad de trabajar en pesos; a esto se avienen los desarrolladores porque así dejan de trabajar en dos monedas, y también los inversores, porque evitan el riesgo de lidiar con el tipo de cambio".
Lanzamientos
Ante este panorama, a modo de ejemplo, aquí van algunos recientes lanzamientos. Como el de Le Blue, el edificio Petit Amenábar, en el barrio de Belgrano, en Amenábar entre Ugarte y Congreso, con monoambientes tradicionales que parten de los 369.000 pesos, y monoambientes con doble aventanamiento desde 499.000 pesos con amenities.
Juan Pablo Haloua comenta que "en el proyecto Atelier Aguirre, por construirse en Chacarita, en Aguirre al 1500, se brinda la posibilidad de invertir el 100% en pesos. Contará con monoambientes y unidades de uno a tres dormitorios, desde 306.000 pesos más las cocheras, desde 88.000 pesos".
Ocampo Propiedades comercializa dos desarrollos a entregarse en septiembre de 2014: Green Haus I, en La Pampa al 4200, y Green Haus II, en Sucre al 4200, con cocheras, importantes amenities y locales, donde a las unidades de uno a cuatro ambientes y dúplex se accede con un anticipo y 30 cuotas de 8110 pesos".
Roberto Rosa añade: "Tecnourbana vende en pesos Icono Honduras, con un 70 por ciento al boleto, por el avance de obra a la fecha, y financiando en pesos el resto ajustado por el índice de la CAC".
Refugio seguro
Este segmento tampoco padece la pesificación, como lo asevera Gabriela Domínguez, gerente de comunicación del Grupo TIM: "El argentino tiene la habilidad de adaptarse rápido a los cambios; los desarrolladores no sentimos la modificación porque para construir los emprendimientos desde el pozo siempre se necesitan pesos para comprar los insumos". Y agrega: "Creemos que la gente seguirá con capacidad de ahorro y que la construcción, fiel a la idiosincrasia argentina, seguirá siendo la mejor inversión".
De este modo, el director de este grupo, Martín Aracama, refiere: "Estamos lanzando Main Park, un condominio premium de lofts y departamentos de tres ambientes, en Martín García al 2000, en Canning, a valores desde 274.500 pesos con financiación en 24 cuotas"..

Fuente: Por Juan Manuel Raimundo | Para LA NACION Sábado 30 de junio de 2012


0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails