martes, 15 de mayo de 2018

Los créditos UVA y las crisis argentinas

De qué manera las diferentes situaciones macroeconómicas que vivió el país afectaron la relación cuota-ingreso. Por Carla Quiroga 
12 de mayo de 2018  

El Rodrigazo. Estalló en 1975 y provocó una disminución del salario real y del consumo privado y público. La suba en los precios no fue acompañada por la de los salarios, por lo que el poder de compra del salario cayó 40% en 1976. La fuerte caída del salario real hubiera incrementado la cuota de un 25 a un 42%. Pero entre 1978-1981, el salario real se recuperó un 30%, por lo que el peso de la cuota sobre el ingreso baja estabilizándose en niveles del 30%.


Crisis 2001. El fin de la convertibilidad provoca una devaluación del 200% y los precios crecieron 40% entre 2001 y 2003. Mientras los salarios lo hacían a un ritmo del 14%. Así, el poder adquisitivo del salario disminuyó un 20%. Como consecuencia de la caída del salario real, el peso de la cuota sobre el ingreso pasó del 25 al 31%.


Tiempos K. En 2004 la economía comenzó a recuperarse junto con el salario real, por lo que la relación cuota ingreso se ubicó hacia finales del 2006 cerca del 25%. A partir del 2007, la inflación fue elevada pero estable (con un promedio anual del 25%) y el salario real acompañó, razón por la que no habría habido problemas para afrontar la cuota que hubiera representado entre 23 y 26 por ciento del salario.


Fuente: La Nación



Related Posts with Thumbnails